Pautas para maestros con niñas y niñas con TDAH

Los niños y niñas con trastorno con déficit de atención se afrontan muchas veces con graves problemas en la escuela y en casa. La distracción, la impulsividad, hiperactividad, desorganización y otras dificultades conducen al alumno a situaciones que le perjudican a él y los que le rodean. Mediante la implantación de adaptaciones sencillas y poco complicadas en el ambiente escolar por parte de los maestros, podemos mejorar la adaptación de los alumnos con TDAH.

A continuación mostramos ejemplos de adaptación que padres y maestros pueden hacer sentir en el trato de niños y niñas con TDAH.

Distracciones

  • Sentar al alumno en un lugar tranquilo y al lado de un compañero que sea un pese ejemplo.
  • Aumentar el espacio entre las mesas.
  • Permitir más tiempo para finalizar las tareas de clase.
  • Adecuar el trabajo y el tiempo a su capacidad de atención.
  • Estructurar las tareas largas en partes pequeñas para que el alumno vea el final del trabajo.
  • Ayudar al alumno a plantearse metas a corto plazo.
  • Acompañar las instrucciones orales con escritas.
  • Poner un compañero que le ayude a la hora de tomar notas.
  • Dar instrucciones claras y precisas.
  • Vincular al alumno a la presentación de la lección.
  • Utilizar una señal privada para reclamar al alumno atención al trabajo.

Impulsividad

  • Ignorar la conducta inadecuada que sea leve.
  • Incrementar la inmediatez de las recompensas.
  • Supervisar de cerca durante los momentos de transición de una actividad ay la otra.
  • Utilizar amonestaciones “prudentes” por mala conducta (no sermones)
  • Estimular las conductas positivas con elogios.
  • Dar reconocimiento a la conducta positiva de un estudiante cercano.
  • Establecer un contrato de buena conducta y enseñarle a auto-evaluar su conducta.
  • Elogiar al alumno cuando levante la mano correctamente.

Actividad motriz

  • Permitir al alumno trabajar de vez en cuando de pie.
  • Facilitar interrupciones que le permitan levantarse del asiento.
  • Proporcionar espacios cortos de descanso entre tareas clase.
  • Recordar al alumno que repase el trabaje finalizado si su realización ha sido rápida y descuidada.
  • Proporcionar tiempo adicional para completar las tareas de clase (especialmente a alumnos con un ritmo motriz lento).

Estado anímico

  • Proporcionar seguridad y confianza.
  • Elogiar con frecuencia la conducta positiva y el trabajo finalizado.
  • Hablar con suavidad y de forma ne amenazando si el alumno se muestra nervioso.
  • Repasar las instrucciones cuando asigne nuevos trabajos de clase para asegurarse de que el alumno comprende las instrucciones.
  • Utilizar las oportunidades que le permitan a? Alumno tomar un papel dirigente en la clase.
  • Reunirse frecuentemente con los padres para conocer los intereses y metas del alumno fuera de la escuela.
  • Enviar notas positivas en casa.
  • Tomar tiempo para hablar en privado con el alumno,
  • Estimular el intercambio social con compañeros de clase si el estudiante se reservado o excesiva mente tímido.
  • Reforzar y apoyar con frecuencia cuando haya signos de frustración.
  • Observar si hay señales de estrés, y rebajar la cantidad de trabajos para reducir la presión y evitar explosiones de ira.
  • Animar al estudiante a retirarse en situaciones de discusiones si se mete nervioso, o darle consejos para relajarse.

Capacidades académicas

Si lee con dificultad: dé tiempo adicional de lectura; seleccione textos con menos letras para páginas; evite la lectura en ‘voz alta.

Si su expresión oral se pimienta: acepte tetas las respuestas orales que dé; estimule al estudiante a hablar de sus ideas y experiencias nuevas; escoja temas con los que pueda hablar con facilidad.

Si su expresión escrita se pimienta: acepte todas las variedades de cosas que haga que no sean escritas, no asigne muchas tareas escritas; haga pruebas con opciones escritas o preguntas a completar; acepte el uso de? ordenador para escribir textos.

Si tiene dificultades en matemáticas: permita utilizar ocasionalmente la calculadora; utilice papel cuadriculado para espaciar los números; proporcione tiempo adicional para hacer cálculos; facilite ejemplos e instrucciones en el procedimiento correcto de un cálculo.

Planificación organizativa

  • Pedir ayuda a los padres para fomentar la organización, y darles reglas de planificación.
  • Estimular al estudiante a utilizar libretas sin separadores y carpetas para sus trabajos.
  • Supervisar la anotación de las tareas escolares.
  • Enviar informes o notas diarios o semanales a casa con los avances obtenidos.
  • Estimular la limpieza en vez de castigar ei cuanto bruto,
  • Ayudar al estudiante a fijarse metas a corto plazo.
  • Asignar una sola tarea cada vez.

Obediencia

  • Reforzar la conducta obediente.
  • Apoyar una respuesta inmediata correcta.
  • Ignorar manifestaciones menores de mala conducta.
  • Utilizar la atención del maestro para reforzar la conducta positiva.
  • No utilizar ante el grupo de la clase las criticas o “sermones” personalizados por mala conducta.
  • Otorgar reconocimiento a la conducta positiva de un estudiante cercano.
  • Sentarse al estudiante cerca del maestro.
  • Establecer un contrato de conducta con el estudiante.
  • Supervisar al estudiante en periodos de cambio de actividad.
  • Plantear un sistema de control de conducta en el aula,
  • Enseñar a los estudiantes a auto-comprobar su conducta.

Socialización

  • Establecer metas de conducta social con el estudiante y diseñar un programa de recompensas.
  • Estimular la conducta social adecuada mediante la palabra o con una señal privada.
  • Estimular las tareas de aprendizaje en colaboración con otros compañeros.
  • Dar consejos en las relaciones sociales de pequeños grupos.
  • Asignar responsabilidades especiales al estudiante delante de sus compañeros para que éstos lo vean de manera favorable.